Eólica

En realidad, la energía eólica es una forma de la energía solar convertida.  Es decir, que como consecuencia de la radiación, se generan temperaturas diferentes en las distintas zonas de la Tierra, no solamente  durante el día y la noche, sino también cuando las superficies diferentes (por ejemplo, el agua y el suelo) absorben o reflejan a un ritmo diferente estas radiaciones. Esto, a su vez hace que las porciones de la atmósfera para cálido de manera diferente. El aire caliente se eleva, reduciendo la presión atmosférica en la superficie de la tierra. Al producirse un calentamiento desigual del aire, se da origen a las diferencias de presión, generando los vientos.

El aire tiene masa, y cuando está en movimiento,  contiene la energía de ese movimiento (“energía cinética”). Una parte de esa energía se puede convertir en otras formas de energía como fuerza mecánica  que podemos utilizar para realizar un trabajo o electricidad.

Un sistema de energía eólica transforma la energía cinética del viento en energía mecánica o eléctrica que se puede aprovechar para el uso práctico. La energía mecánica se usa  comúnmente para el bombeo de agua en localidades rurales, Los aerogeneradores eléctricos generan electricidad para los hogares y para las empresas, incorporándose en muchos casos a la red central de las ciudades.

Los aerogeneradores para parques eólicos terrestres vienen en varios tamaños, con diámetros de rotor de 50 metros hasta unos 90 metros, y con torres de aproximadamente el mismo tamaño. Una máquina de 90 metros, tendría una altura total de la base de la torre a la punta del rotor de aproximadamente 135 metros (442 pies) . Los componentes del mismos básicamente son: una torre para soportar todos los componentes, las palas que utilizan la velocidad del viento para hacer rotar el eje, el rotor, una góndola que contiene un tren de trasmisión y un generador y equipos electrónicos como controles y cables de conexión.

La capacidad de generación eléctrica se mide en Vatios. Los Watts son unidades muy pequeñas, por lo que el termino kilovatio (kW, 1.000 vatios), megavatios (MW, 1 millón de vatios), y gigavatios (se pronuncia “giga-vatio”, GW, 1 mil millones de vatios) son los más comúnmente utilizado para describir la capacidad de las unidades generadoras como las turbinas eólicas y otras plantas de energía.

La producción de electricidad y el consumo son  comúnmente medido en kilovatios-hora (kWh). Un kilovatio-hora equivale a una kilovatios (1.000 vatios) de energía eléctrica producidos o consumidos durante una hora. Una bombilla de 50 vatios  en 20 horas consume un kilovatio-hora de electricidad (50 vatios x 20 horas = 1.000 vatios por hora-= 1 kilovatio-hora).

La salida de una turbina eólica depende del tamaño de la turbina y la velocidad del viento a través del rotor. Las turbinas eólicas que se fabrican ahora tienen potencias variables de 250 vatios a 5 megavatios (MW).