impacto medioambiental

Elija Remica para un parque de edificios más sostenible

Remica, la empresa instaladora y mantenedora de sistemas de climatización, agua caliente sanitaria y energía solar, aconseja modernizar los sistemas de calefacción y agua caliente en pos de la eficiencia energética y el ahorro de emisiones contaminantes.

A su criterio, las comunidades de vecinos pueden colaborar también a lograr un parque de edificios más sostenible, mediante la renovación de su sala de calderas existente con una solución de calefacción y aire acondicionado de mayor eficiencia energética, con un impacto medioambiental considerablemente inferior. De ese modo, se incrementará a la vez el confort de sus ocupantes.

La necesidad imperiosa de modernizar la sala de calderas aumenta cuando, producto del envejecimiento de la instalación y la culminación de su vida útil, asoman otras razones de importancia, como es el caso de los altos costes en el arreglo de averías, cortes en el servicio, altos consumos de combustible y condiciones de empleo inapropiadas en términos de seguridad, normativa o ruidos.

La solución que ofrece Remica reside en dotar con un sistema de calefacción y aire acondicionado a la comunidad de vecinos, obteniendo así un ahorro energético considerable, el cual supondrá una disminución de la factura doméstica de cada usuario y de la comunidad en general debido a que el suministro de gas natural puede ahorrar entre 30% y un 50% del coste de energía en comparación con el carbón o gasoleo.

Asimismo, los vecinos verán incrementado su nivel de confort, pues los sistemas de regulación de temperatura ofrecen la posibilidad de ajustar la instalación de calefacción y agua caliente de manera más óptima. De igual modo, las soluciones eficientes permiten la parametrización automática de los días en los cuales debe encenderse la calefacción, contemplando sus horarios de funcionamiento y la temperatura de las estancias.

De ese modo, la modernización de la sala de calderas supone numerosas ventajas no sólo para los usuarios sino también para el medio ambiente. Por ello, no debemos dudar de apostar por Remica,

 Imagen:

http://static.consumer.es/www/imgs/2010/11/pisos001.jpg

Crecimiento importante de empleos en el área de gestión del medio ambiente

El área del medio ambiente ha producido 2,3 millones de puestos de trabajo en los últimos años y es uno de los que menos se ha visto aquejado por la crisis. Con recesión económica o sin ella, se prevé que siga progresando, debido a lo cual vale la pena anotarse en un curso de gestión del medio ambiente.

Establecimiento de procesos de gestión ambiental, confección de auditorías ambientales, análisis del ciclo de vida de los productos, son algunas de las salidas probables para un buen técnico en gestión del medio ambiente. Una profesión que además cuenta con un sólido componente vocacional, ya que la puesta en práctica de estas normas no sólo beneficia a las compañías y a los gobiernos, sino también a los consumidores y al mundo entero.

Stands.  Alicante Natura. Salón del Medio Ambiente. by Alicante Natura. Salón del Medio Ambiente.

Mejorando la gestión ambiental de una compañía del sector privado se pueden lograr dos cosas: incorporar una nómina en la cuenta por mes y estar felices de realizar una labor cuya importancia social, por cierto, es positiva. El salario medio de un técnico en gestión ambiental con un año de práctica se ubica entre los 20.000 y los 24.000 euros anuales.

Por su parte, no es necesario que la empresa que instaura un sistema de gestión ambiental tenga aptitud ecologista. Hay diversas razones con menor desinterés para hacerlo. Ciertas partes de mercado son inaccesibles si no se posee la certificación ISO 14001 o se puede comprobar que se está adherido al Reglamento EMAS.

Hay mercados que sí son alcanzables, pero las posibilidades se ven claramente reducidas al momento de competir con multinacionales o importantes compañías que sí han adquirido el certificado ISO 14001 o similares.

Las normativas ya no se fundan solamente en ventajas competitivas. Las leyes cada vez son más exigentes en materia de calidad medioambiental. No cumplirlas fielmente expone a la empresa a sanciones e incluso cierres preventivos. Son pérdidas opulentas que pueden prevenirse implantando un sistema de gestión medioambiental y contratando a los técnicos competentes.