hogares

Uso de la domótica para una vivienda inteligente

Es posible colaborar con un cuidado sensato de nuestro medio ambiente desde la casa. Mínimas conductas comunes pueden contribuir en gran parte, pero si además tenemos la posibilidad de incorporar nuevas tecnologías beneficiosas mejor todavía y es por ello vale la pena referirse a la domótica.

Las nuevas tecnologías posibilitan automatizar las diferentes instalaciones y electrodomésticos de manera tal de lograr un máximo aprovechamiento de la energía y la luz, considerando las necesidades cotidianas de la casa.

La domótica es una tendencia que, más allá de efectuar grandes aportes a nuestra vida cotidiana en concepto de bienestar y calidad en forma eficaz desde la óptica energética, se encuentra en constante actualización.

Los beneficios de la domótica se pueden agrupar en distintas categorías. Por un lado, la economía energética a través de una eficiente utilización de los recursos, optimizando el empleo de los aparatos. Además de la posibilidad del control remoto de instalaciones y aparatos a través del teléfono o Internet.

Pero estos son solo a grandes rasgos algunos de los beneficios de la domótica en la casa, no solo proporcionando ahorro energético y económico, sino calidad de vida y confort. Si deseas conocer más acerca del tema, no dudes en hacer un curso de domótica.

Sobre las energías no contaminantes y su utilización en los hogares

En la actual tendencia de avanzar en el empleo de las energías renovables, la energía solar térmica tal y como indican estudios como el de Cetelem y su utilización en la generación de agua caliente en instalaciones tanto unifamiliares como colectivas, tales como bloques de viviendas, residencias de la tercera edad, polideportivos, campings, establecimientos hoteleros, es una de las funciones prácticas que previsiblemente más podrán usarse dentro del marco urbano para achicar la emanación de gases contaminantes y bajar la subordinación de los combustibles fósiles.

Una instalación de energía solar térmica concentra el calor del Sol acumulado en unos paneles llamados colectores y la propala, bien al agua corriente que utilizamos en nuestras casas para ducharnos, fregar, entre otras cosas, bien al fluido usado para calefaccionar mediante radiadores o suelo radiante. Es por tanto, un dispositivo que condensa y transmite el calor del Sol desde un sitio a otro, sin generar electricidad en ningún caso.

Energía by solarweb

Los colectores captan el calor y lo acumulan por el efecto invernadero generado en la parte interna de la placa, al aislamiento del medio exterior, y a la facultad de absorción de los cuerpos.

Paneles, módulos, colectores, placas solares son palabras que acostumbran a usarse como si fueran lo mismo, aunque a las placas que se utilizan en térmica se los denomina convencionalmente ‘colector solar’. Se hallan colocadas por lo general en el tejado y son útiles para captar el calor producido por el Sol.

Una instalación fotovoltaica está conformada por un artefacto generador, integrado por una extensión de paneles solares fotovoltaicos, un termostato de carga, un grupo acumulador y un inversor. En las horas de recalentamiento, los paneles fotovoltaicos producen electricidad en forma de corriente continua que es almacenada en los acumuladores. En los momentos de consumo de energía, los condensadores suministran ésta electricidad, teniendo que ser convertida en corriente alterna por el inversor a los receptores.