Coste Cero

Remica Plan 40/7 Coste Cero

Desde que fue lanzado Remica Plan 40/7, los usuarios de Remica, empresa de servicios energéticos, tienen garantizado por contrato cuál es el gasto máximo que realizarán. En efecto, gracias a este plan de ahorro y eficiencia energética, aquellos clientes que excedan el gasto establecido como techo no deberán pagar ningún cargo extra, sino que la propia empresa será quien asumirá el coste económico del mismo.

La iniciativa de Remica Plan 40/7, denominado Coste Cero, constituye un punto de inflexión para las empresas de Servicios Energéticos (ESEs) de España porque, hasta el momento, Remica es la primera compañía en ofrecerles a los usuarios la posibilidad de saber su techo de gasto, el cual queda asegurado por medio de un contrato mercantil, para mayor transparencia.

Dicho plan, por una parte, garantiza en el edificio un ahorro de energía de al menos un 40%, cuyas mejoras a ser realizadas en el mismo quedarán amortizadas como máximo en 7 años. Además, contempla un coste cero para los clientes, quienes de ese modo se verán ampliamente beneficiados desde el primer momento de la puesta en marcha del plan, debido al ahorro económico que este supone.

Vale aclarar que el ahorro queda garantizado no solamente en lo referido a la energía consumida y las instalaciones, sino además en todo lo relacionado con desperfectos y mantenimiento de los sistemas, con una monitorización durante las 24 horas del día, todo el año.

De esta manera, el Remica Plan 40/7 implica un rotundo avance en la contratación de una empresa de Servicios Energéticos debido a que, al convenir de antemano un techo de gasto, ofrece un ahorro económico en el consumo de energía. Por consiguiente, los usuarios se despreocuparán de su factura, puesto que la misma no sufrirá modificación alguna en caso de superar el monto prefijado. Así, son los propios titulares de los edificios quienes se encargarán de gestionar de manera eficiente el consumo de energía, según sus necesidades de confort.

Para la puesta en marcha del Plan Coste Cero, Remica debe realizar previamente en el edificio una auditoría energética para poder determinar cuál es el estado actual de las instalaciones y las obras necesarias de mejora. Y, a la par, debe efectuar un estudio detallado de las facturas energéticas. Tras fijarse los objetivos de ahorro, la empresa se ocupa de modernizar las instalaciones, optimizando su calificación energética y brindando una garantía absoluta en cuando a los materiales usados y la mano de obra. A su vez, realiza una mejora tanto del precio como de los contratos con las empresas abastecedoras de energía.

Es preciso señalar que las mejoras que se realicen a las instalaciones no implican un gasto extra en la factura de los clientes, sino que las mismas serán amortizadas en un plazo máximo de 7 años. Transcurrido ese tiempo, el usuario podrá disponer de la totalidad de los ahorros económicos conseguidos.

En resumen, al elegir Remica los usuarios dejarán de preocuparse en la energía consumida, pues tan solo pagarán por la energía utilizada, viendo satisfechas sus necesidades reales e individuales de confort.

Imagen:

http://www.eseficiencia.es/eseficiencia/noticias/20120723-remica-20-7.jpg

 

Remica Plan 40/7, la mejor solución energética

Hoy en día, muchas son las comunidades de propietarios que pagan una factura energética desmedida en sus edificios debido a, entre otras cosas, los costos cada vez más elevados de los combustibles, el deterioro de las instalaciones y la falta de sistemas de regulación. Contemplando esta situación, Remica, Empresa de Servicios Energéticos de España, ha decidido poner fin a esta problemática a través de su Remica Plan 40/7 Coste Cero, el cual representa la mejor solución porque garantiza a los usuarios un ahorro energético y económico.

Para la aplicación de dicho plan, en primer lugar, la empresa debe realizar un análisis del consumo de energía actual de un edificio, evaluando a la vez todos los gastos asociados de las instalaciones así como los servicios utilizados por la comunidad de vecinos, como por ejemplo iluminación, calefacción, ascensores, agua caliente sanitaria, depuradoras de piscinas, entre otros, para luego aplicar soluciones que aseguren el ahorro energético desde el primer momento.

Vale la pena aclarar que el ahorro energético y económico, estará dado por la diferencia existente entre el consumo histórico del edificio en relación con el consumo optimizado, tras haberse implantado el Remica Plan 40/7.

En el contrato que se firma entre los propietarios del edificio y Remica, queda incorporado el concepto de techo de gasto, el cual representa el importe que deberían pagar si no fueran adoptadas las Medidas de Ahorro y Eficiencia Energética (MAE´s).

Por su parte, el Coste Cero queda garantizado por completo en el contrato, de manera tal que durante el periodo de amortización de las MAE´s, que es igual o inferior a 7 años, deben realizarse las mejoras de las instalaciones de la comunidad de vecinos, para volverlas más eficaces, sin que ello suponga un incremento en sus gastos. Una vez que haya culminado el periodo de amortización, se disminuiría considerablemente el importe de la factura energética.

Por consiguiente, el Remica Plan 40/7 se presenta como una solución energética muy completa, ya que incluye tanto productos como servicios energéticos, a través de la cual es posible modernizar y efectuar mejoras a coste cero de las instalaciones. El pago de las inversiones es realizado con los ahorros que han sido garantizados en un plazo máximo de 7 años. Y, lo más importante, reduciendo las emisiones de CO2 en un 40%  como mínimo, porcentaje que se obtiene de la comparación con emisiones registradas antes de la implantación del plan de ahorro.

De este modo, aquellos edificios que poseen un elevado consumo de energía, como es el caso de las comunidades de propietarios, geriátricos y hospitales, etc, y que no dispongan de instalaciones optimizadas desde el punto de vista energético, constituyen fundamentalmente los que más se pueden ver beneficiados con estas ventajas. En síntesis, los edificios capaces de producir un marcado ahorro energético con tan sólo mínimas inversiones.

En pocas palabras, Remica, en carácter de empresa de Servicios Energéticos, garantiza a través de un contrato mercantil el coste cero para sus clientes. Y será la propia empresa quien, por su parte, asumirá el riesgo que deviene del diseño de las instalaciones nuevas, así como de la maquinaria, su montaje y la gestión energética que se podría producir.

Imagen:

Youtube